El Pendrive de Bocha

La creatividad rompe con lo cotidiano



Modelar nuestros hábitos, manías y acciones diarias nos llevó años. Dar vuelta la pagina, implementar un giro en nuestra vida no será fácil. ¿Quien dijo que lo sería?

Y es que la realidad es esa, nos resulta imposible desprendernos (por completo) de la vida cotidiana, en ella nacemos, nos conformamos como un ser social, y morimos. No podemos desligarnos de ella, pero podemos romperla momentáneamente, suspenderla. Muchos sociólogos afirman que la única forma de lograrlo es mediante un impulso provocado por la moral. No comparto esta postura, no totalmente. Hay otra forma de saltar la rutina sin la imperiosa necesidad de que sea la moral el motor que determine nuestro andar. ¿De que les estoy hablando? De la creatividad.

La creatividad, esa facultad que consiste en buscar o elaborar procedimientos distintos para realizar actividades de forma tal que difieran del modo tradicional o impuesto con anterioridad.

Ahora bien, hay "biocaracterísticas" que acrecientan la fuerza de lo cotidiano, como la homeostasis, estado al que tienden nuestro cuerpo y cerebro, (quedarse como están y hacer lo de siempre una y otra vez). Me detengo para hacer una aserción: no es un aspecto negativo, necesitamos esta habilidad del cerebro de acostumbrarse y repetir, sino cada día al levantarnos tendríamos que aprender todo de nuevo, pensar en cada movimiento. ¿Cómo se hace la cama? ¿Cómo utilizo el ascensor? etc.

Pero así como es necesaria, su sobre utilización es dañina para nuestro ser. Nunca se han preguntado: ¿Por qué nos ponemos nerviosos cuando se producen cambios bruscos en nuestro entorno? La respuesta se sencilla y deriva de la biocaracterística nombrada arriba, nuestro cuerpo se siente atacado, los cambios importantes se perciben como estrés, todos tenemos una resistencia natural a ellos.

La solución, para nada inalcanzable, es buscar el equilibrio entre el actuar cotidiano y el no-cotidiano. Y el mecanismo regulador de esta búsqueda es nada menos que la creatividad. La vida es demasiado corta como para estar haciendo siempre lo mismo. Cuando nos instalamos en una rutina, dejamos de aprender. Estamos cómodos, y no progresamos. Y con el tiempo, también dejaremos de estar cómodos. Seamos sujetos productivos, acostumbrados pero al cambio, disfrutemos de cada experiencia jugando a variar hasta en los aspectos mas sutiles de nuestro día a día. Por si no quedo claro: cambiar por cambiar.

Ejemplos para poner en practica: vuelve de la facultad por otro camino, cambia el ascensor por las escaleras, modifica el tono del despertador, sácate la remera de otra manera, cepillate los dientes con la otra mano, navega al azar por Internet, y muchos otros ejemplos que podrían ir pensando para poner en practica el cerebro. Si hay voluntad, todo aquello que está dentro de nuestras posibilidades, se logra.

2 comentarios:

  1. Homeóstasis no era la tendencia del organismo (o en este caso del cerebro) de responder a los estímulos y cambios externos compensándolos, tendiendo al balance o equilibrio?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Responde a un cambio tendiendo al equilibrio, tendiendo a la rutina, podríamos decir que trata de disminuir el impacto de este cambio sobre nuestro cuerpo llevándolo a lo cotidiano, no te parece?

      Eliminar

© 2011 / 2016 » El Pendrive de Bocha » Plantilla creada por Bocha Volver arriba