El Pendrive de Bocha

El reflejo de la orilla es mi aproximación



Sentado en la orilla me encuentro, observando cada detalle y movimiento del certero reflejo que me proporciona este mar. Y así es como veo aproximarse incipientemente un tiempo mejor que el anterior, días livianos y nada parecidos a los últimos que envolvieron mi vida.

Estoy en la antesala de una época que es para disfrutar, de un lapso nuevo y nada parecido a su predecesor, lo cual implica una problemática a resolver: la necesidad de cambiar. Una modificación que hace mucho tengo plasmada en la cabeza y que reconozco su dificultad para llevarla a la practica.

En los últimos meses mi forma de actuar fue bien especifica, recorrer el trayecto con agonía, y sentir la felicidad y merecimiento solo en el objetivo alcanzado. Pero ya no más. Me veo obligado, porque el contexto me lo exige, a cambiar dicho actuar. Ahora el recorrido realizado debe ser placentero y posiblemente más aun que el objetivo final. Si se quiere, el recorrido que antes presentaba una doble cara y se desligaba de su otra mitad, hoy es una misma esencia, recorrido y meta son el mismo cuerpo.

Planteo para nada nuevo, y que al repetirlo no busco ser abrumador, solo deseo entender y cruzar la barrera interpersonal para finalmente comprender el contexto. Es vital que logre ambos. Si solo lo entiendo, me quedo donde estoy, escribiendo y analizando el seguir próximo. En cambio, si además de entender, lo comprendo, podría dar el salto y desvestir la idea de su traje cognitivo, para dejarla lucir un bello y apropiado atuendo de realidad, aunque prefiero cambiar este último termino por uno que denota el carácter concreto que busco, ya que la ambigüedad de "realidad" me lo impide. Optare por material, por un atuendo material. Aquel que se puede observar en el día a día, y que ha logrado salir de la jaula mental en la que se encontraba y era consumido lentamente.

Al solo escribirlo me muestro parado pero con las piernas flexionadas, y la mirada hacia adelante, dando cuenta de ello la virtud de esta orilla, que con su fiel reflejo me da indicios de lo que se viene. Estoy preparándome para saltar y solo me falta ese envión final, esos segundos previos donde las fuerzas del cuerpo, dominadoras de las costumbres y la cotidaneidad, son reemplazadas por un ente desconocido que, aunque por muy corto tiempo, me permite llegar a lo que tanto busco, "comprender el contexto", "dar el salto", "unificar recorrido con meta", "lograr el cambio".

No hay comentarios:

© 2011 / 2016 » El Pendrive de Bocha » Plantilla creada por Bocha Volver arriba