El Pendrive de Bocha

Mis tres trastornos



Si mal no recuerdo, y por lo general nunca lo hago, hace meses, situado en la etapa productiva del 2012, mencionada en el balance del pasado fin de año, di a conocer muy indirectamente los tres problemas que me afectaban el existir. Tan por arriba los nombre que no debe haber nadie, a excepción mía, que sepa puntualmente cuales son esos tres problemas, que conozca el nombre de cada uno de esos dilemas, ya transformados en trastornos a esta altura del partido.

Y es que pasados ya más de cinco meses, los tres dilemas persisten en mí día a día. Si por lo menos uno de esos tres dejara de estrangularme todo sería muy diferente, cualquier de ellos. Pero aun no sucede, aun no dejo de desangrarme por ellos, y es triste, triste y preocupante.

¿Los puedo solucionar? Si pudiera no estaría escribiendo esto, pero aquí me tienen. Y me adelanto a sus posibles “Bocha, todo tiene solución”. No, no todo lo tiene, por lo menos no una solución directa. Si estuviera en mis manos y únicamente en mis manos encontrarle la vuelta a cada uno de ellos, todo sería más fácil, pero dependo de terceros, sea personas o instituciones.

¿Cuáles son los tres trastornos? Si les dijera cuales son, la nota perdería credibilidad, y hasta el autor sería poco creíble. Por lo que prefiero seguir con el relato de manera implícita, aunque los que me conocen bien pueden tener alguna idea bastante acertada de ellos.

Sin que conozcan la realidad que me atormenta, sin que sepan las tres causas de mis desvelos, puedo asegurarles que cuando cada uno de ellos se solucionen, (porque en algún momento se arreglaran), cuando eso suceda, se los daré a conocer, sea por escrito o gestualmente, cuando me vuelvan a ver sonreír.

Y les digo más, los tres pueden tener un punto de culminación en junio de este año, si, los tres. Aunque ese final puede ser tanto positivo como negativo. Puedo curarme de ellos en el mejor de los casos, o acabar falleciendo en el intento. Duele pero es así. Lo único que me queda es tomar una posición de respeto y cierta ansiedad por la llegada de ese mes, y a su vez, ir tomando desde ahora las precauciones necesarias. Me siento en la obligación de dejar todo el terreno preparado para un posible adiós.

No hay comentarios:

© 2011 / 2016 » El Pendrive de Bocha » Plantilla creada por Bocha Volver arriba