El Pendrive de Bocha

De la Teoría marxista, a la Teoría althusseriana



De la Teoría “descriptiva” marxista, a la Teoría General althusseriana

Tras realizar un estudio detallado y completo sobre los textos de Louis Althusser, puedo afirmar con certeza que: el concepto althusseriano de ideología encierra y amplía notoriamente al concepto marxista de ideología. Transformando la teoría “descriptiva” de Marx, en una teoría a secas.

En sus trabajos, Althusser no pretende pararse frente a las concepciones marxistas realizando observaciones descaradas, y fomentando su inutilidad en el ámbito social. Sin ir más lejos, se refiere, entre sus múltiples desarrollos, a la metáfora de Marx como una “teoría descriptiva”, lo cual lo hace sin ningún prejuicio, sin criticar. El término “descriptivo” denota una etapa de toda teoría, en la cual, asegura el filósofo francés, el marxismo quedó encerrado sin poder superarla.

Y es en esta limitación que envuelve al marxismo, en donde se insertó Althusser, quien, sin rechazar la metáfora mencionada unas líneas más arriba, busca superarla a partir de la reproducción. ¿Reproducción de qué? Pues del Estado, el Derecho, y puntualmente, de la Ideología. Con la inclusión de los aparatos ideológicos del estado, la definición de Estado será completada, y la “teoría descriptiva” del marxismo se convertirá en una teoría a secas.

Ahora bien, puntualmente ¿cuál es el agregado que Althusser realiza? Podría decirse que es la inserción de un concepto, y la modificación de una de las características intrínsecas de otro concepto. En el primer caso hablamos de los “aparatos ideológicos del estado”, que son las instituciones precisas y especializadas como las Iglesias, las escuelas privadas y públicas, los partidos políticos, los sindicatos y gremios, la prensa, la radio, el arte, etc. En el segundo caso, nos referimos al término “Ideología” y a una característica central del mismo: su historia. Para Marx la ideología carece de historia, ya que su historia acontece fuera de ella, no tiene historia propia. Es más, en el caso de tener, esta solo sería un reflejo de la historia real. A modo de sintetizar, no tiene historia en un sentido negativo. En cambio, Althusser le dio una vuelta de tuerca más, tomó de Marx la idea de que no tiene historia, pero desplazó esa característica solo a la “Ideología general”, modificándole el sentido. No tiene historia, afirma el filósofo, porque es eterna, omnipresente. Ya no porque acontece afuera de ella, ahora, porque es eterna, (no tiene historia, en la concepción althusseriana, en un sentido positivo). Entonces el concepto de ideología de Althusser adquiere su base del marxismo, encierra su concepción y la amplía. ¿Cómo es que la amplía? En el desdoblamiento del concepto madre “ideología”. En Marx era una, en Althusser son dos (Ideología general, ya descrita unas líneas más arriba, y la Ideología particular). Esta última presenta una nueva cualidad, y es que si posee historia, la historia de la lucha de clases.

El empeño realizado por el filósofo francés en armar un concepto estable de Ideología lo llevó a transformar la teoría “descriptiva” de Marx, en una teoría a secas. El área que el intelectual alemán no había trabajado, y que incluso había definido como “una construcción imaginaria, un puro sueño vacío y vano, constituido por residuos diurnos de la realidad”, quedo reformulado por Althusser, permitió superar las limitaciones en las cuales había quedado encerrado el marxismo, y finalmente, tomo como base y amplío el concepto de ideología.

No hay comentarios:

© 2011 / 2016 » El Pendrive de Bocha » Plantilla creada por Bocha Volver arriba